violence

En la oscuridad acecha un enemigo oculto,
Cuando menos se piensa atravisa el puñal por la espalda,
Y día a día vemos como nuestro panorama se convierte en ríos de
Sangre inocente, de gente que la debe y le llegó la hora de pagar, de los que estaban en el lugar equivocado, etc.
Lentamente empezamos a contar con facilidad los que no están, que los que vivimos.
Épocas que sólo quisiéramos que se revivieran en nuestro subconsciente y no en noticias de último minuto en la TV, en el amarillista periódico “que hubo”, y en los diferentes medios, que lo hacen con el fin de darle un tono critico y una ambiente de gran miedo (si de salir a la calle y a estos lugares se trata), como si con estos detalles lograran cambiar el mundo, como si la victima de esta violencia dejara de llorar y le “regresaran a su ser querido”.

Es paradójico, porque es muy difícil sentir una violencia o la muerte de alguien cuando no se vive allá, cuando no amanecemos y no sentimos en el ambiente lo cargado que está, aunque se conviva una parte del tiempo. Lo digo porque me consta, soy estudiante del SENA y estudio en una de sus sedes “la de Calatrava-itagüí” uno de los barrios o sectores de este municipio, donde se dice: “es uno de los más calientes”, un día, en la hora de almuerzo, se desató una balacera, y fue sorprendente como los demás compañeros y personal de la institución nos les interesó en lo mínimo, (aunque la intención no era de chismosear y hacer de esto un drama), hasta que uno de los estudiantes cayó, hasta que fulanito de tal en aquella tecnología lo pararon y se lo llevaron por sospechoso, razón?, motivo?
Estaba estudiando, salía de clases…

Fenómenos de la violencia…. En algunos casos inevitables…