Salpicón

Su salpicón a la orden!!

Todos vivimos experiencias día a día,

Todos construimos un mundo ideal,

Todos sentimos, cuando reconocemos el esfuerzo

En el diario compartir.

En un día como hoy decidimos soñar con un pequeño evento titulado

“campus party”. Fue una idea que de momento salió mientras buscábamos

Solución a las necesidades presentes de la segunda “viejoteca Pro-suso”…

Uno, dos, tres…quizás!! Los mismos pelagatos (…), los cuales debatimos con acción inmediata en el recaudo de fondos para el pasaje del campus.

Alguien con cuyo nombre no quiero manchar este relato, nos dio la idea de

Participar en una pequeña actividad de integración que realizó la mesa de trabajo de la loma, con motivo (ha de ser) o noción de la celebración en la

Iglesia del “corpus cristy”.

Ya en las afuera de dicha iglesia, se pondría a disposición los toldos con un

Valor mínimo el cual cubriría el alquiler de toda una jornada.

OH!! Si!! El detalle más importante “no hay plata”, es razonable, ya que somos los mismos pelagatos que estudiamos más no trabajamos, tratamos de construir conocimiento más sin embargo no lo adquirimos, juzgamos pero también sentimos…todos somos personas.

Por fin se consiguió el dinero para vender y multiplicar la inversión adquirida, tomamos la decisión de un salpicón y la venta de obleas que por estos días es una oferta gananciosa.

La jornada fue larga, fueron aproximadamente 10 horas y media en el que se estuvo de pie, en este punto es donde uno valora el trabajo de aquellas personas que dependen de una venta, del pequeño negocio que se saca en la esquina de la calle, de esa calle que se convierte en urbe, allá en el centro de la ciudad donde muchas personas asisten con el ideal de conseguir el pan de cada día, el pan de sus hijos y el ideal de “salir adelante”

Razón por la cual, hoy unos cuantos nos unimos y pensamos en una idea, que tal vez para muchos no amerita, pero yo, hoy les digo que todo esfuerzo es valedero, porque pueda que no vayamos a Bogotá, pero aprendimos a trabajar en equipo y lo más importante a comprender con cuales personitas se cuenta…

Uno, dos, tres…seis, quizás!! Los mismos pelagatos.

Hoy, les doy mis agradecimientos a todas aquellas personas que hicieron esto posible…

Muchas gracias

PD: se le agradece al señor Gabriel por el respaldo en esta idea, ya

Que no se le vio el polvero, ni la compra de un salpicón.

3 comentarios en “

  1. a mi tambien me kedo la duda… kien es?

    me parece muy bonito que rescataste algo que hablamos y ni cati ni ecliptica ni yo escribimos… lo de los vendedores ambulantes, es una triste realidad, pero me alegra un poco ver que ellos no pierden la esperanza.

    es chevere cuando se trabaja en equipo, y que conste que lo digo yo que un 80 por ciento de mi existencia odie los trabajos en equipo, lo del salpicon me demostro que las personas se pueden unir pa cosas bonitas e importantes…

    cuidate, un saludo.

    att
    “nora alberta” jeje, no, mentiras, ligeia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s